Siguen los desnudos: fueron “cara e’ raja” a reclamar por uso de bicicletas

Publicado el 13 de junio de 2007
Por :
Commentarios: Off

 Ciclistas de distintas ciudades del mundo entendiendo que el calentamiento global es una situación que "está peluda", "no le sacaron el poto a la jeringa" y se "en pelotaron" contra los automóviles.

"Apechugando" con todo, exigieron a las autoridades que "les den bola" con el fin de obtener mayor número de ciclovías, estacionamiento para bicicletas, entre otras demandas, y así poder vivir sin contaminación, más saludable y en definitiva, con mejor calidad de vida. En Chile no hubo enojados, porque casi no tuvo eco la protesta.

 El 9 de junio, a un día de haber finalizado  en Alemania la cumbre G8, -la agrupación de los ocho países más industrializados- y donde se acordó reducir las emisiones de gases contaminantes en el planeta, cientos de hombres y mujeres pedalearon sin ropa por ciudades de España, Francia, México, Inglaterra, Estados Unidos, entre otras, para hacerles ver a las autoridades la necesidad de proporcionar beneficios a los ciclistas y al mismo tiempo, instarlos a una enérgica promoción del uso de la bicicleta como vehículo de transporte.

Se trató de la cuarta Manifestación Ciclonudista Mundial organizada por la World Naked Bike Rides (WNBR).   En Chile el exhibicionismo no llegó para tanto. Sólo unos pocos se atrevieron a llegar cerca de La Moneda. En Panamá, los policías no dejaron a los manifestantes consumar el desvestimiento ciclístico.

Donde sí tuvo apoyo la protesta fue en España, donde hublo aplausos. En Madrid, la movilización partió de la plaza de Cibeles, donde los turistas, desconcertados, dejaron de hacer fotos al monumento de la diosa para inmortalizar a quienes se atrevían a pedalear sin ropa.

Los amantes de la bicicleta portaron carteles en los que se podía leer, entre otras consignas, 'El coche es el problema, la bici es la solución', 'Madrid grita S.O.S' o 'seguimos desnudos frente al tráfico'.

 Uno de los ciclonudistas explicó que con este último lema, pretendían demostrar su indefensión ante 'la falta de respeto de los conductores y la desidia de los gobernantes', a quienes piden que la bicicleta sea 'una alternativa y la solución real a los problemas del tráfico'.

En la protesta participaron mayoritariamente hombres frente a una decena de mujeres, que se trasladaron además por Alcalá, el Paseo del Prado, la glorieta de Carlos V, Gran Vía y que finalizaron en la Plaza de España.

 En este punto, uno de los asistentes leyó un comunicado de propuestas para  mejorar la movilidad en Madrid, entre ellas, la instalación de carriles bici en la ciudad y el uso de la bicicleta como medio de transporte 'urbano, eficaz, saludable, ecológico y divertido'.

En ningún tramo del recorrido se interrumpió el tráfico de vehículos, si bien Policía Municipal vigiló que no se produjeran incidentes.

 En Barcelona, más de cincuenta ciclistas secundaron la  protesta con un marcado aire festivo, y con más curiosos y espectadores que participantes.

Los nudistas sobre ruedas partieron de la plaza Universidad de la capital catalana, bajo el lema 'Desnudos ante el tráfico, justicia en las calles'.

La Coordinadora de colectivos ciclonudistas convocó por segundo año consecutivo esta manifestación, en coincidencia con la celebración del  XXV aniversario de los amigos de la Bici y en el marco  de la semana de la bicicleta, que mañana se clausura en la capital catalana.

Mientras tanto, unas trescientas personas recorrieron el centro de Zaragoza para exigir respeto a su medio de transporte cotidiano, que, además, no contamina de humos la atmósfera y hace mucho menos ruido.

Ante la mirada divertida de los peatones, la quinta manifestación ciclonudista de Zaragoza discurrió por la Plaza Paraíso, Paseo de la  Independencia, Plaza de España, calle Coso, César Augusto y el Paseo Echegaray y Caballero, para concluir a las puertas del Ayuntamiento de la capital aragonesa, donde se alzaron bicicletas en señal de protesta por la falta de carriles bici.

El colectivo rechaza el modelo de crecimiento de la ciudad 'extensivo e insostenible' propuesto por el Ayuntamiento, que potencia el uso del coche al crear nuevas zonas de viviendas, lejanas a los barrios consolidados, en detrimento del peatón, la bicicleta y el transporte público.

 El casco urbano de Alicante reunió también a una decena de ciclistas desnudos, nueve hombres y una mujer, quienes denunciaron la 'falta de protección' que tienen las personas que optan por la bicicleta como medio de transporte 'frente al masivo uso del automóvil'.

En su conjunto, los ciclistas abogan por ciudades más habitables, amables y humanas, por una movilidad sostenible, por la reducción del uso del coche, por el recorte del gasto de combustibles fósiles y por un planeta más limpio y ecológico.

Ramón Linaza, del movimiento Bicicrítica, dijo que "exigían 'justicia' en la calle porque no quieren una ciudad donde el auto imponga 'su ley de peligro, ruido y ocupación del espacio humano'.

 Este movimiento lucha porque se potencien y  faciliten las alternativas al automóvil privado: transportes públicos y bicicleta.

A juicio de Linaza, la gente tiene que darse cuenta de los problemas medioambientales de hoy y la contaminación que suponen lo vehículos a motor, y por ello invita a que abandonen el vehículo para desplazamientos cortos.

Ir en bici, aseguró, resulta más rápido incluso que viajar en el metro cuando las distancias no son largas.

Su movimiento exige al Ayuntamiento (municipalidad) que ponga en marcha el plan director de movilidad para crear vías ciclistas por Madrid, especialmente una para unir el norte con el sur, pasando por el centro de la Castellana.

Uno de los ciclistas "en cuero" pintado en tinta verde y con un flecha señalando algo más allá del coxis, tenía una leyenda que rezaba: emisión cien por cien natural.

 Otras como 'Somos frágiles'; 'Sin ropa todos somos iguales,  dale a los pedales', se pudieron leer en la marcha ciclonudista de Murcia, donde una veintena de personas acudieron a la convocatoria en esa capital.

El portavoz de la convocatoria Elías López Ros contó que el momento más difícil fue al inicio, en la plaza Circular, cuando las personas que acudieron a la cita tuvieron que quitarse la ropa ante la mirada de los curiosos, pero añadió que una vez que se desnudaron la marcha transcurrió de forma muy normal.

EN FRANCIA

Unas 160 bicicletas y alrededor de 400 personas, según los organizadores, se dieron cita al comienzo de la tarde en el jardín de Reuilly, en respuesta a una convocatoria simultánea en una decena de ciudades en todo el mundo.

Los organizadores de esta manifestación " festiva y militante" anularon el desfile por el césped del jardín, al no tener la autorización de la prefectura. En ese momento, los "ciclonudistas" fueron invitados a no desnudarse y a dispersarse, por el temor de los responsables de ser perseguidos por exhibicionismo.

Sin embargo, haciendo caso omiso a las advertencias, decenas de manifestantes se congregaron algo más lejos, para formar un cortejo en dirección de la Opera.

EN MÉXICO

 Un centenar de ciclistas salieron a pedalear desnudos en la capital mexicana como protesta por la falta de consideración de los automovilistas en el afiebrado tránsito de la ciudad. La convocatoria estuvo a cargo de la asociación de ciclistas urbanos Bicitekas.

Además de protestar contra los auomoviles, Areli Carreón, representante de Bicitekas, explicó que la acción respondió también al deseo de festejar la apertura que parece darse a la bicicleta en estos días'. Por lo menos allá.

En las últimas semanas, el gobierno mexicano ha promovido el uso de la bicicleta como medio de transporte, pero son pocos quienes adhieren a la campaña y las calles de la ciudad siguen atiborradas de autos.

EL DESNUDO COMO PROTESTA

 Según la psicóloga Geraldine Emiliani, el desnudo como  protesta es antiguo y se ha observado por lo menos desde el siglo XVIII.

La psicóloga indicó que desvestirse es un hecho natural en todos los seres humanos.

"No hay que ser un experto en publicidad ni artista para saber el efecto que una fotografía de alguien desnudo puede causar en el público", añadió.

No obstante, destacó que la diferencia se establece cuando esa actividad se hace en la calle o dirigida a personas que verán las imágenes en los medios de comunicación.

"Me queda por analizar si el desnudo como protesta es un desafío, una demanda, una demostración de repudio, un acto inmoral o un negocio", se cuestionó.