Sigan a las Mujeres

Publicado el 13 de abril de 2007
Por :
Commentarios: Off

 300 mujeres se suben a la bicicleta para recorrer ciudades del Medio Oriente para pedir por la Paz en la región.

Israelitas y palestinas pedalean juntas hasta el 18 de abril. La increíble historia de una chilena que recorrió el país y Europa en 2004 por la misma causa.

En bicicleta por la paz. Es la idea que ha unido a 300 mujeres de 30 países que, hasta el día 18 de abril, recorrerán Siria, Líbano, Jordania y Palestina para sensibilizar del conflicto en Oriente Medio.

Hacía quince años que Dolors Sala no subía en bicicleta pero la idea de recorrer junto a mujeres de todo el mundo varios países de Oriente Medio para denunciar la violencia que se vive en la región la llevó a subirse de nuevo sobre dos ruedas. De eso han pasado ya dos años y ahora Dolors ha vuelto a tomar la bicicleta para participar en la tercera edición del proyecto Follow the Women.

La iniciativa se puso en marcha por primera vez en  2004 de la mano de cinco mujeres de Inglaterra, Chipre, Suecia, Jordania y el País Vasco y en su primera edición reunió a 270 mujeres que pedalearon por la paz. En total, este año participarán 300 mujeres de 30 países diferentes.

Como explica Dolors Sala, se trata “de decir a la gente que vamos encontrando por el camino que fuera de su país hay personas que se dan cuenta de lo que realmente ocurre en Oriente Medio y, sobre todo, de explicar lo que hemos visto cuando regresemos”.

“Lo que hacemos es una acción simbólica que toma todo su valor cuando cada una de nosotras regresamos a nuestros países y damos a conocer la realidad que hemos visto”, señala Anna Grabowska, que fue compañera de ruta de Dolors en 2005 y que este año coordina la iniciativa desde Cataluña, bajo el paraguas de la asociación Nexes.

JUNTAS, ISRAELÍES Y PALESTINAS

Las 300 mujeres que participan en el Follow the Women pedalearán por la paz hasta el 18 de abril. En todos esos días pasarán por Siria, llegarán a la ciudad libanesa de Beirut, volverán en bicicleta a Damasco y de Jordania viajarán hacia Palestina. “En todos esos sitios –recuerda Anna Grabowska- la gente te espera, te da flores e incluso sale a la carretera para verte llegar.”

El camino de Siria a Palestina lo harán en bicicleta pero también en autocar. Precisamente los ratos que las mujeres pasan en este último medio de transporte se han convertido en un espacio muy importante para el diálogo y el conocimiento entre culturas.

“En la última edición compartimos muchos momentos con las mujeres palestinas. Nos explicamos nuestras visiones, nos dimos cuenta que tenemos muchos tópicos relacionados con la religión y el velo, y comprendimos la situación en la que viven”, relata Dolors Sala.

“Nos explicaron cómo han de entrar a sus casas por la ventana porque las puertas están tapiadas o cómo para llegar a la universidad, a cuatro kilómetros, pueden tardar hasta cuatro horas por culpa de los checkpoints israelíes”.

Este año, el proyecto Follow the Women quiere ir más allá y organizar a su llegada a Palestina una conferencia internacional sobre justicia y paz que también reúna a mujeres palestinas e israelíes.

“En el primer viaje en 2004 no pudimos entrar en Palestina, en 2005 lo conseguimos y este año pedalearemos por Jerusalén y estaremos en Jericó para encontrarnos con otras mujeres palestinas y de Israel e intentar acercar posiciones, aunque sea de una manera simbólica”, comenta Dolors Sala.

MUJERES ACTIVAS POR LA PAZ

En la actualidad, Follow the Women es un movimiento formado por centenares de mujeres de todo el mundo que piden el fin de la violencia en Oriente Medio y que, mediante la bicicletada que cada año intentan organizar, pretenden sensibilizar sobre la situación en esta región y, sobre todo, sobre la realidad que viven las mujeres y los niños y las experiencias de paz que también funcionan en silencio en lugares como Palestina e Israel.

Como explican desde Nexes, la idea es promover un espacio para que las mujeres puedan hablar sobre la situación que viven en las zonas de conflicto y para promover redes de apoyo entre organizaciones de mujeres de diferentes partes del mundo. En este contexto, también se apoyan proyectos que ya existen, como el centro de asesoramiento psicológico de Ramala (Palestina), que asiste a víctimas del conflicto.

LA EXPERIENCIA DE UNA CHILENA QUE PEDALEÓ POR LA PAZ

Vilma Otárola recorrió en 2004 el norte de Chile y parte de Europa. Con escaso presupuesto pero muchas ganas, la chilena giró una y otra vez los pedales llevando su mensaje de paz a distintas ciudades, en una de ellas hasta encontró el amor de su vida.

La historia completa aquí.