Recomiendan a los deportistas cuidar mejor sus pies y tobillos

Los atletas, así como todas las personas que realizan actividad física, pueden sufrir un daño corporal. Ante esta situación no todos reaccionan de la mejor manera. De hecho, algunos no reconocen que necesitan atención médica y por ese motivo empeoran su situación.

Especialistas de Estados Unidos advirtieron sobre la importancia de comenzar el tratamiento médico a tiempo y mencionaron algunas de las lesiones de pie y tobillo que suelen pasar desapercibidas hasta que es demasiado tarde.

Fuente: Neomundo

Los profesionales del Colegio Americano de Cirujanos del Pie y el Tobillo recalcaron que la consulta con un profesional ni bien se detecta el problema es esencial, ya que el diagnóstico correcto permite que la terapia logre una completa curación y rehabilitación.

Robert Duggan, un miembro de esta institución, lamentó que muchas veces suceda lo contrario: los atletas vuelven a entrenar sin que la curación sea completa y se terminan lastimando aún más. Los deportistas muchas veces cometen el error de ignorar un dolor de pie y tobillo que parece menor, ya que pueden caminar sin mayores problemas. Sin embargo, lesiones muy serias pueden existir aún cuando el pie y el tobillo siguen aceptando peso o presión, subrayó.

Dolores que cuentan

Duggan sostuvo que los problemas en la articulación de Lisfranc son muy frecuentes. Esta articulación se encuentra entre los huesos del arco del pie y los que se conectan a los dedos. Cuando surge una lesión en esta región es posible caminar, pero si no se atiende a tiempo puede generar daños en los tejidos blandos que la rodean y producir problemas crónicos como la artritis.

El especialista también explicó que ciertas fracturas de los pequeños huesos del pie pueden pasar desapercibidas. Puso como ejemplo las lesiones en el quinto metatarsiano, que se ubica en la parte externa del pie, ya que es difícil de curar y empeora si la persona lastimada continúa haciendo actividad física.

Continuar haciendo actividad física con dolor nunca es una buena estrategia. Los médicos pueden determinar cuál es el mejor tratamiento para que los atletas vuelvan a competir lo antes posible, sostuvo Duggan.