Más ciclovías y estacionamientos: Ciclistas santiaguinos ganan espacios

Menos tiempo de viaje y una vida saludable son los objetivos que hoy persiguen varios alcaldes, al dar a los ciclistas de sus comunas toda clase de comodidades y seguridad. Providencia y el Metro llevan la delantera con proyectos de ciclovías y arriendo de bicicletas, la primera; y guarderías en algunas estaciones, la segunda.

 

Sin embargo, a pesar de los anuncios de más kilómetros de ciclopistas y estacionamientos para “bicis”, los pedaleros encuentran el actual panorama insuficiente para las aspiraciones de quienes recorren a diario la capital pedaleando hasta sus colegios, universidades o lugares de trabajo, ya sea para ahorrarse tiempo, tráfico, hacer deporte o simplemente distraerse, ocupando un medio de transporte no contaminante y saludable.

 

Por Carolina Bustamante C.

 

La tasa de motorización de Santiago es clara: un vehículo por 5,4 personas. A simple vista no parece tanto, pero si enfrascamos todas esas bocinas, ruedas y patentes en una sola ciudad, el resultado es caóticamente claro: “tacos” eternos, recorridos de dos horas, impaciencia por todos lados y un estrés colectivo, saldos que afectan día a día a un gra número de santiaguinos.

 

Como una rutina, paradójicamente, algunos no parecen notarlo, porque día a día, toman el automóvil y como en trance, avanzan en un lento peregrinar, recorriendo calles desde el hogar hasta la oficina y viceversa, de lunes a viernes.

 

Para evitar la “locura”, Providencia abrió los ojos a tiempo, viendo en el uso de la bicicleta una mejor alternativa para mejorar la calidad de vida de sus vecinos, la que según su alcalde, Cristián Labbé, su uso se ha incrementado “al ciento por ciento”.

 

Providencia hoy se perfila como la pionera en ciclovías, con un buen estándar de seguridad “al ejecutar diseños que disminuyen el roce con vehículos motorizados y peatones”, enfatiza el edil.

 

Además, posee plazas y parques integrados a estas mismas ciclovías, donde la familia completa puede disfrutar de jornadas deportivas al aire libre y seguras, puesto a que el municipio contrata, además, guardias municipales, quienes entre otras funciones, velan para que no se produzcan robos de bicicletas, asaltos y otros delitos.

 

El municipio también se ha preocupado de bajar las veredas para que tanto niños como mujeres, especialmente, no tengan que detener su marcha en bicicleta ni hacer excesiva fuerza para subir las cunetas.

 

Pedaleando en Providencia

 

Pero lo más revolucionario ocurrió hace seis meses con una idea que hace furor en Europa hace ya bastante rato. Al igual que en España y Francia, por ejemplo, Labbé instauró el servicio de bicicletas públicas, pionero en Iberoamérica, el que obtiene una “entusiasta respuesta de los usuarios en todos los segmentos etarios”, asegura el alcalde.

 

Y así parecen refrendarlo las cifras: Más de dos mil inscritos tienen hoy la posibilidad de acceder a las máquinas, usarlas y devolverlas al mismo sistema de estacionamientos todos los días del año.

 

Son 140 máquinas dispuestas para los vecinos. Los días de la semana son los que tienen mayor demanda. El promedio de préstamo diario es alrededor de 250 y el total de viajes es de más de 11.000. Cada bicicleta tiene una rotación de 5 viajes.

 

Las estaciones

 

– Pocuro con Ricardo Lyon (acera Nororiente)

– Parque Augusto Errázuriz (Pocuro con Tobalaba)

– Plaza Río de Janeiro (Pocuro con El Bosque)

– Metro Estación Parque Bustamante (Bilbao con Bustamante)

– Plazuela Santa Isabel (Santa Isabel entre Manuel Montt y Juan Agustín Barriga).

– Plaza Inés de Suárez (Pocuro con Regimiento Cazadores)

Antonio Varas con Federico Fröebel (próximo a Eliodoro Yánez).

– Recinto Municipal de Pedro de Valdivia 963 (al interior del Municipio por Marchant Pereira 880).

– Proximidad a Metro Pedro de Valdivia: Marchant Pereira con Av. 11 de Septiembre.

– Plaza Juan XXIII: Rafael Vives con Providencia. (próximo a la ciclovía de Antonio Varas).

 

¿Cómo funciona el sistema?

 

En las mismas estaciones los interesados pueden inscribirse con su RUT para asociarse al Servicio que tiene un costo mensual de $1.000 y anual de $8.000.

 

Igualmente, pueden inscribirse a través de la página  www.providencia.cl y http://www.bicicletaspublicas.cl

 

Horarios del servicio:

 

Otoño – Invierno (23 de abril a 21 Septiembre)

Lunes a Viernes / 7:30 – 19:30

Sábado, Domingo o Festivos / 09:00 a 18:00

 

Primavera – Verano (22 septiembre a 22 de abril)

Lunes a Viernes / 7:30 a 20:30

Sábado, Domingo o Festivos / 09:00 a 20:00

 

A este acierto se suman además los 22 kilómetros de ciclovías operativos, dando un resultado envidiable al sistema comunal. “Llevamos casi 12 años trabajando en ello y hemos podido contar con financiamiento externo que nos permitió realizar la ciclovía de Antonio Varas”, explica Labbé.

 

Otro punto ganado para los ciclistas es la finalización de las obras de construcción de la ciclovía de la calle Marín, que logró unir Tobalaba con el parque Bustamante de forma continua, trayecto que además de ser utilizado por los vecinos del sector, ha traído de paseo a otros ciclistas de comunas aledañas. “Se ha demostrado que los usuarios de las ciclovías en días hábiles son, en su gran mayoría, personas que efectúan viajes por estudio y trabajo. Durante le fin de semana, las usan por recreación, lo que significa que esta infraestructura es inclusiva”, manifiesta Labbé.

 

Bicimetro, alternativa bajo tierra

 

El 3 de agosto del 2008 personeros políticos y ciudadanos comunes y corrientes se subieron a sus bicicletas para celebrar la puesta en marcha del ansiado proyecto de Metro S.A que pretendía descontaminar Santiago y otorgar comodidad al usuario.

 

“Bicimetro” llegaba con cuatro estaciones, con guarderías de bicicletas en las estaciones “Vespucio Norte”, de la línea dos, y “Cristóbal Colón”, “Grecia” y “Las Mercedes”, correspondientes a la línea 4.

 

Para el Presidente del Directorio del Metro, Clemente Pérez, las guarderías de bicicletas logran la integración de dos modos de transporte no contaminantes. “Bicimetro conecta a Metro con los ciclistas y les otorga un lugar seguro para guardar sus bicicletas”, dijo el ejecutivo tras bajarse de la suya el día de su inauguración.

 

“De esta manera contribuimos con un aporte concreto a mejorar la calidad de vida de los capitalinos”, complementó.

 

A estas cuatro guarderías se sumó en enero otra de similares características en la estación “Escuela Militar“, de la línea 1, luego de ser votada como primera la primera opción en una encuesta realizada a través de Internet por la empresa del tren subterráneo.

 

Cada guardería cuenta con un bien pensado sistema de seguridad, entre los que cuenta, la entrega de un ticket a cada usuario con la hora de ingreso, el que se paga en la boletería de la estación elegida. Los valores del servicio oscilan entre los $200 pesos, cuando la duración es de 0 a 5 horas, y hasta $300, un día completo, en el mismo horario de funcionamiento del Metro.

 

La iniciativa contó inicialmente con 13.500 inscritos, mientras que virtualmente, en plataformas como Facebook y la página oficial del Metro, la adhesión al  proyecto llegó las 21 mil personas interesadas. En tan sólo tres meses, el 60 por ciento de las guarderías ya estaban ocupadas.

 

El problema son los autos

 

Un año y medio le ha bastado a Patricio Campbell para  confesarse completamente apasionado por el ciclismo, y es que a sus 20 años, este estudiante de Prevención de Riesgos del Instituto Duoc, pasa sus tardes pedaleando y entrenando. “Corro en  MTB por el Team Bikemontt y en ruta por el Club Quinta Normal”, comenta orgulloso.

 

Tan en serio se ha tomado este deporte, que ha ganado innumerables competencias, entre las que cuentan la “Copa Alpes”, la “Copa Milo”,  y el “Desafío Trek”, en la ruta Cuesta Barriga.

 

Sin embargo, la verdadera odisea para el joven es el diario vivir sobre pedales. “Tengo pésimas experiencias con las ciclovías”, cuenta. Relata que los vehículos no respetan al ciclista y que para ellos “no vale la línea de detención… hay vidrios en las vías o gente”, se lamenta el pedalero.

 

Similar es la opinión de Gabriela Vargas Miric, de 28 años, que a diario evita usar las ciclovías “porque las usan de vereda o de estacionamiento, no nos tienen respeto, entonces uno termina por usar la calle”, afirma molesta.

 

Las aceleraciones bruscas en las esquinas y el mal estado de las rampas en general son, a juicio de Patricio, pan de cada día en la Región Metropolitana. “No hay mucha preocupación en realidad, ningún organismo estatal se preocupa como yo quisiera”, se queja.

 

Al preguntar sobre las problemáticas que todavía tiene el sistema, el Alcalde Labbe explica que lo que limita a otras comunas es la “falta de continuidad y la falta de una adecuada segregación respecto de los peatones”.

 

Lo que para ciclistas, como Gabriela, es especialmente complicado. “Cuando uno anda en bicicleta lo ideal es no parar hasta llegar a destino, o parar lo menos posible. Además hay que andar fuerte, porque sino nos asaltan”, afirma.

 

La seguridad vial incluye al ciclista, por eso el alcalde Cristián Labbé anuncia que para este 2009 su administración tiene contemplado la construcción de nuevas ciclovías y otros proyectos prociclistas, los que espera se masifiquen también en otras comunas.

 

“Nos encontramos trabajando con organismos como Sectra y estamos muy bien encaminados para estudiar la experiencia de la comuna y replicarla  a lo largo del país”, indica.

 

Peñalolén a dos ruedas

 

“Necesitamos tener una red de ciclovías que esté conectada con el resto de Santiago y sobre todo que permita un andar seguro”, manifesta por su parte el alcalde de Peñalolén, Claudio Orrego.

 

Ante cientos de ciclistas que se alistaban para partir pedaleando en su comuna, Peñalolén espera llegar al Bicentenario con 37 kilómetros de ciclovías, los que en 2011 deberían multiplicarse.

 

Para ello comenzó a trabajar la construcción de 48 kilómetros destinados a los pedaleros, el que se convertirá en el proyecto más grande de Santiago, con amplia conectividad con otras comunas.

 

La ciclovía intercomunal Las Perdices tendrá un costo de tres mil millones de pesos y será ejecutada a partir de 2009 desde la calle Longitudinal Norte, en La Florida, hasta la Plaza Los Dominicos, en Las Condes, pasando por las estructurales avenidas Grecia, Departamental, Larraín, Bilbao, Colón y Apoquindo.

 

Además de señalética, iluminación, demarcación y seguridad, contará con cicleteros (o estacionamientos) en cada estación del Metro de la comuna, explicó a la prensa el Alcalde Claudio Orrego, manifestando también la necesidad de que iniciativas se repitan en el resto de la capital”.

 

Ñuñoa

 

En esta comuna el municipio sigue ampliando las ciclovías. A las de Pedro de Valdivia, Grecia, Doctor Johow, Simón Bolívar, Antonio Varas, Chile España y Dublé Almeyda, hoy se suman nuevos tramos para descongestionar las calles e incentivar el cuidado del medioambiente.

Las nuevas pistas son:

Simón Bolívar: entre Brown Norte y Montenegro
Montenegro: entre Irarrázaval y Simón Bolívar
Juan Moya: entre Irarrázaval y Av. Grecia

A la construcción de estas nuevas ciclovías, se agrega la instalación de 169 luminarias en Simón Bolívar- entre Antonio Varas y Brown Norte- y Dr. Johow- entre J. I. Vergara y Grecia- que tienen por objetivo aumentar la seguridad para los ciclistas.

 

El alcalde Pedro Sabat habilitó además 668 parking en treinta lugares de la comuna, los que se ampliarán de acuerdo a la demanda que generen.

 

 Ciclo Recreovías en La Reina y Las Condes

 

Quienes gustan dar un pequeño recorrido junto a los hijos chicos o la polola, rutas cortas, seguras y sin cansancios, las Recreovías son una alternativa y ya comienzan a tomarse las comunas.

 

Una agrupación cuyos voluntarios con cintas, conos y bandereros organiza cierres de calles los domingos por la mañana, de 09:00 a 14:00 horas, para el paseo en bicicleta, en patines, trote y otros deportes para la recreación de miles de personas.

 

Luego del exitoso ejemplo de La Reina, ahora la CicloRecreoVía llegó a Las Condes, ocupando las calles Sánchez Fontecilla y la Av. El Bosque. En conjunto, ambas comunas aglutinan unas 12 mil personas.

 

Además, los habitantes de Providencia también son beneficiados, ya que esta comuna colinda con el circuito.

En su extremo norte, en El Bosque con Isidora Goyenechea, el circuito además queda muy cerca de la comuna de Vitacura.

La bicicleta se hace un espacio entre el Transantiago, los autos y peatones. En el invierno baja el flujo de pedaleros por el frío y las lluvias, pero en septiembre los ciclistas saldrán nuevamente, como las flores en primavera, a alegrar los corazones de quienes le hacen un favor a su organismo y a la ciudad.