Los cascos que no pasaron la prueba de seguridad

Publicado el 01 Dic 2014
By :

Un estudio realizado por la Organización de Consumidores y Usuarios de Chile (ODECU), con la asistencia técnica de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Tecnológica Metropolitana (UTEM), analizó las características de distintos tipos y marcas de cascos para bicicletas, detectando que varias de las muestras no tenían certificación y que había productos que ni siquiera cumplían con estándares mínimos de seguridad.

Fuente: MTB Action / ODECU / UTEM

En la realización y difusión de este estudio jugó un rol clave el académico de la Escuela de Transporte y Tránsito, Cristian Canales, quien llamó la atención sobre la falta de regulación en esta materia.

collagebici“Los cascos respondieron adecuadamente, pese a existir baja regulación por parte del Estado”, dijo el ingeniero en Transporte y Tránsito de la UTEM.

El estudio analizó 40 cascos de bicicleta para niños y adultos de diez marcas disponibles en el mercado: Biscia, Kidzamo, Nitro, Bianchi, Le Tour, Fox y Nutcase, Youyi, Sone y Lahsen. Estas tres últimas no cuentan con certificación alguna.

Los productos fueron sometidos a pruebas como impacto por caída libre, impacto con energía potencial, resistencia de penetración de un punzón, prueba de rigidez lateral y prueba visual.

Para el análisis, las muestras fueron sometidas a una serie de pruebas de laboratorio (en las dependencias de CESMEC), tales como el impacto por caída libre, impacto con energía potencial de 50 Joule, además de una evaluación de resistencia a la penetración de un punzón, una prueba de rigidez lateral del casco y un test visual.

Los resultados demostraron que Youyi y SOne no pasaron la prueba comparativa para evaluar su calidad, al reprobar los tests de impacto con energía potencial, de penetración del punzón y de rigidez. Tampoco pasaron esta última prueba los cascos marca Lahsen y Kidzamo. Para el presidente de ODECU, estos resultados demuestran “la presencia de productos que no poseen la calidad suficiente para ser comercializados en el mercado chileno”.

Pese a estos casos, los resultados generales fueron positivos. “Los cascos respondieron adecuadamente, pese a existir baja regulación por parte del estado”, afirma Canales, quien además comparó los datos obtenidos con los surgidos en el estudio de cascos de motocicleta, desarrollado por ODECU y la UTEM en abril de este año. “Al comparar estos resultados con los del estudio de cascos de motocicletas, se puede observar que los cascos de bicicletas superaron de mejor forma las mismas pruebas, obteniendo incluso mayores calificaciones”.

Finalmente, la organización de consumidores recomienda a los ciclistas comprar sus cascos en tiendas especializadas, así como también, a cambiar este protector cada tres o cuatro años, “ya que el viento y el sol desgastan el material con el que están fabricados”, explica Canales.

Sobre el autor