Juez revocó prisión preventiva contra asesino de ciclista

Aarón Vásquez, hijo de un pastor evangélico, pasará las fiestas de fin de año en su casa.El magistrado Daniel Aravena, titular del 8° Juzgado de Garantía, dejó sin efecto la prisión preventiva que pesaba en contra de Aarón Vásquez, quien fue formalizado el 14 de noviembre último por el homicidio calificado del mountainbiker Alejandro Inostroza. A la hora de la sentencia, el juez afirmó que “como no existe un real peligro de fuga y tampoco antecedentes para pensar que el imputado pueda reiterar su conducta… se determina que quede con arraigo domiciliario”. El veredicto del magistrado Aravena encendió la tensión que reinó desde un comienzo en la sala y antes que el juez terminase con la audiencia, la madre del joven agredido, María Eugenia Villarroel, se abalanzó furiosa en contra del presunto victimario. Frente a la oposición que prestó el personal de Gendarmería, la mujer rebatió a viva voz la decisión del magistrado. “No es justo. Si el muerto fuera su hijo no lo dejaría libre”, increpó duramente Villarroel. Con esto, se inició una gresca generalizada al interior del tribunal, informó el diario El Mercurio. Los familiares y amigos que acompañaban a las partes, hicieron lo posible por agredir de alguna forma a los que consideraban adversarios: puñetes y patadas se colaban entre la barrera que conformaron guardias privados y efectivos de Gendarmería. “Si uno ve que casi dejan libre al que mató a golpes a un amigo, es imposible no intentar hacer justicia por uno mismo”, dijo uno de los jóvenes que escoltó a la familia Inostroza. Luego, éste, junto a otros siete amigos, desplegó un lienzo a la salida del juzgado. “Troxel (apodo de Alejandro) pide Justicia”, decía el cartel. Hace unos días, la Justicia había dictaminado que el agresor había actuado con discernimiento. LOS ALEGATOS En la audiencia, la estrategia de la parte acusadora fue sucumbiendo ante el convincente despliegue de la defensa de Aarón Vásquez. El fiscal Villalobos basó su exposición en “el inminente peligro que significa para la sociedad la libertad del imputado”, tesis que se diluyó durante los alegatos. Ni siquiera la crudeza de los hechos revirtió la medida. Como contrapartida, la categórica exposición del defensor, Ignacio Castillo, inclinó la resolución a favor de Vásquez. El abogado demandó la inimputabilidad penal que tenía por ser menor de edad al momento del hecho y la buena conducta que el sujeto evidenció en la Cárcel de Alta Seguridad. “Se ha dedicado a estudiar para la PSU y a rezar con el pastor”, contó un familiar.

Sobre el autor