Del Sur, Bikemontt unió a los mountainbikers santiaguinos en emotiva salida a Lagunillas

Por :
Commentarios: Off

Cronología de una salida exitosa anunciada. Cerca de 200 almas llegaron el sábado 24 de noviembre de 2007 hasta San José de Maipo.

Un encuentro inolvidable entre los miembros del foro sureño, que reunió a los capitalinos en una suerte de tributo a su mentor. Día de sol, belleza, alegría y la mejor de las ondas. VE LOS VIDEOS EN NUESTRA SECCIÓN.

 Viernes 22:30 horas: Como osos invernando, los deportistas que tienen intención de asistir a la Primera Mega Salida Bikemontt apagan celulares, TV, y se alistan a dormir. El carrete esta vez comenzará de madrugada y durará todo el día.

Sábado 05:30 de la mañana: Los más madrugadores y aquellos que llegarán hasta San José de Maipo en bicicleta se despiertan, duchan y arreglan sus provisiones para partir a juntarse con los grupos de ciclistas en distintos puntos de la ciudad. Plaza Italia, Grecia con Macul y el Paradero 21 de La Florida son los más requeridos. Aunque destaca un mountainbiker que se vino girando desde Buin y otra que llega desde Valparaíso pero en auto hasta el Cajón del Maipo.

 7:15 horas: Lo prometido se cumple y un con viento fresco, varios mountainbikers se reunen coordinadamente donde habían acordado hace un mes atrás. En el Paradero 21 de La Florida se les entrega a numerosos de ellos los primeros stickers confeccionados por un generoso forista con el Nick correspondiente y el número de inscripción que lo adosan a su bicicleta.

8:20 horas: Del sector de Las Vizcachas a San José de Maipo la hilera de ciclistas ya es notoria. Los cascos se ven a lo lejos. Automovilistas, buses y camiones avanzan a poca velocidad, intentando dejar que los pedaleros -a ritmo normal- se dirijan ansiosos hacia la precordillera.

 9:00 horas: ¡Sorpresa! a esa hora, muchas mujeres figuran dentro de los ciclistas que decidieron salir a pedalear en masa un sábado temprano a escalar la cordillera. Junto al marido, el pololo (novio), hermana o amigas, las féminas destacan por su belleza arriba de la bike, elegancia y estampa. Las tricotas de los team como Bikemontt, Club Alpes y otros, se hacen recurrentes al mirar el pelotón.

9:30 horas: Un motorista de Carabineros encabeza el amplio contingente de mountainbikers que se desplaza sin novedad, aproximándose al punto de partida de lo que será esta salida cicloturista.

A un costado de la carretera y a algunos kilómetros antes del lugar de encuentro, una camioneta de la empresa Cannondale con un remolque aparentemente espera a los deportistas que eventualmente se sientan fatigados y deseen llegar en vehículo.

Sin embargo, los ciclistas se ven enteros y concentrados, conduciendo entre montañas rocosas, algunas con algo de nieve invernal, acantilados de miedo y con un día radiante, despejado, cielo azul, sin esmog y caluroso.

 9:45 horas: Decenas de automóviles estacionados alrededor de la Plaza de San José de Maipo y un mar de ciclistas con sus bicicletas rellenan casi una cuadra. Llegan más ciclistas y comienzan a surgir los gritos espontáneos de alegría. La fiesta ha comenzado y los invitados empiezan recién a conocerse. A pesar de que llevan meses haciéndolo a tavés del Foro Bikemontt.

10:15 horas: La hora de salida se pospone. Aún, se sabe, quedan rezagados en la ruta y la idea es partir con todos. Es la señal que predomina y distingue a Bikemontt. Respeto y acuerdos entre sus integrantes. Comunicación y entendimiento. Nadie alega por la inpuntualidad. Los abrazos y besos se reparten como regalos de Navidad anticipados. “Asi que tu eras…” se escucha entre la multitud.

 10:45 horas: Miguel Ángel Vargas, más conocido como “Aleko”, el cerebro de la comunidad de mountainbikers más amplia de la actualidad, saluda y es saludado por todos. Una estrella de cine cualquiera.

Llegó a la capital hace dos días directo de Puerto Montt y sus nervios por el evento terminaron sólo minutos antes, cuando vio a un grupo de ciclistas en el Paradero 21 de La Florida, confidencia en la entrevista a MTB ACTION.

Emocionado, Aleko ve cumplido un sueño: “Nosotros partimos pedaleamos con 10 amigos y hoy aquí hay más de 200”, señala.

 11:00: horas: Ya todos los ciclistas han llegado. Papás, mamás, hijos, tíos, hermanos y amigos conforman un grupo tan variopinto que ensueña el ambiente de “pura buena onda”. Como pocas veces los mountainbiker se han unido y no existe de por medio una competencia, un premio, o reconocimiento en dinero.

El mejor obsequio se lo hacen ellos mismos al compartir su pasión por el Mountain Bike con personas con el mismo interés. Por megáfono se les solicita “tomarse” una de las calles frente a la plaza de San José de Maipo para hacer la foto oficial. Entre risas y “tallas”, la sesión concluye y así, es la hora de pedalear a la montaña.

11:07 horas: Casco, guantes y agua listos. Sobre los caballos de metal, los ciclistas reciben las últimas instrucciones. Precaución al conducir y guardar los envoltorios de alimentos para no ensuciar y degradar el medioambiente. Todos aplauden y la Mega Salida Bikemontt hacia Lagunillas, 19 kilómetros a la cordillera, se inicia.

Nuevamente escoltados por un motorista de Carabineros y una camioneta de Rescate de Bomberos, los animados ciclistas no lo pueden creer. El gran día, ese que soñaron años, es real.

 El viento fresco de la cordillera y los árboles agitándose, despiden a la marea de mountainbikers que, felices, se van alejando tras los pedaleos que se multiplican y retumban en el Cajón del Maipo.

Al fin, los Bikemontt pedalean junto a los suyos, comulgando unas 200 almas en una especie de rito o religión,  que de seguro tendrá en las futuras salidas, nuevos fieles que los seguirán.