De compras en bici al supermercado

Cuando vamos de compra andando asimilamos como natural llevar un carrito de la compra o una cesta o un manojo de bolsas de plástico. Si lo hacemos en coche simplemente nos aprovisionamos de bolsas de plástico y llenamos el maletero (otro tema es la importancia de minimizar el uso de bolsas plástico de usar y tirar).

Pero en muchos países ir de compras en bici es todavía una modalidad poco habitual. Para pequeñas compras o puntuales hay quien tiene una cesta que cuelga del manillar. Sin embargo, con la bicicleta podemos realizar la compra de la semana y transportarla sin problemas. Para ello disponemos de diferentes carros adaptados para ser enganchados al cuerpo de la bici y que se puedan arrastrar con absoluta seguridad para el ciclista.

Fuente: terra.org

Ciertamente, cualquiera pueda coger un carrito típico de la compra con una cuerda y atarlo al portabultos de su bici para arrastrarlo. Sin embargo, ese sistema casero puede ser muy peligroso. Por eso diferentes fabricantes ofrecen soluciones para llevar cargas en la bicicleta de forma segura y homologada. En este artículo revisamos algunos de los sistemas que consideramos más adecuados para ir de compras en bici. Se trata de sistemas que permiten arrastrar entre 25 y 50 kg y mover volúmenes de hasta 50 litros. Todas ellas son soluciones además versátiles o sea que pueden tener otros usos más allá de arrastrarlos con la bici.

La compra en el supermercado

Para la compra en el supermercado disponemos de tres opciones fabricadas para emular los típicos carritos de compra para ir andando pero con las características para ser arrastrados por una bici. Lo que distingue un carrito para la bici es que las ruedas son algo mayores para que tengan más estabilidad y sobretodo que lleven un sistema de enganche que permita la rotación para seguir a la bicicleta cuando los anclamos en algún punto del cuadro de la misma. De estos carritos para ir de compras en bicicleta destacamos el Andersen Shopper, el Burley Travoy y el Winther Donkey. Los tres nos permiten no sólo utilizarlos a diario para ir de compras sin la bici sino también que cuando llegamos a la entrada del comercio y lo aparcamos en el espacio para carritos de la compra estos tienen unas dimensiones que no ocupan más espacio que el resto de carritos de a pie que puedan estacionarse en el recinto comercial. A continuación os trasladamos las características técnicas comentadas de cada una de estas soluciones.

Andersen Royal Shopper

Este fabricante de carritos de compra multifuncionales para ir a pie los ha diseñado para que se adaptan perfectamente no sólo a la compra sino también para hacerlo con la bici. La ergonomía es uno de los puntos fuertes de los carros Andersen Shopper así como la gran variedad de soluciones de la bolsa de transporte que acarrea no sólo en diseños sino también en prestaciones. Lógicamente, la bolsa de transporte es intercambiable pues la estructura del carrito, hecha en aluminio se adapta a cualquiera de los modelos de bolsa de este fabricante. La estructura va montada sobre ruedas de 25 cm de diámetro con una separación de eje de 50 cm. Las medidas de la estructura son 50 de ancho, 40 cm de largo y 108 cm de alto lo cual permite trasnportar un volumen de 47 litros con un peso de hasta 50 kg. Destaca por la ligereza del conjunto ya que la estructura del carrito pesa 3,7 kg con la bolsa (son sólo 2,5 kg la estructura de aluminio).

Dispone de diferentes sistemas de fijación, esencialmente, dos para portabultos y uno para el cuadro de la bicicleta. Para los portabultos de la marca Pletscher® es el sistema EasySnap® pero también hay un enganche específico para el portabultos Racktime de Tubus y el llamado BigEasy que se fija en el cuadro de la bicicleta con cuatro tornillos. El Andersen Royal Shopper es un complemento ideal para planear un día de picnic en el campo con la familia y llevar en la bolsa el menaje y la comida dada la gran capacidad de la bolsa del Shopper y que el carrito puede circular perfectamente por espacios no asfaltados. El precio con el sistema de enganche para portabultos EasySnap® es entorno a los 200 €.

Burley Travoy

Es un sistema multifuncional de diseño innovador en el que el bastidor de la estructura para llevar la carga es plegable y las bolsas de transporte pueden separarse fácilmente. De este modo cuando no lo utilizamos lo podemos guardar de forma que ocupe el mínimo espacio en nuestro hogar. Está fabricado en aluminio y la estructura tiene un peso de 4,5 kg y se equipa con ruedas de 12,5 pulgadas (31,7 cm).

Sus medidas son 54 de largo, 46 de ancho y 20 de alto. Se ha diseñado para arrastrar una carga útil de 27 kg y lleva un enganche pensado para situarse en la tija del sillín que es muy fácil de instalar (casi puede ser de quita y pon) y adaptable para la tija de una plegable. Por este motivo sirve no sólo a bicicletas convencionales sino también para plegables. El enganche del Burley Travoy básico existe tanto para montarse sobre la tija del sillín como para un portabultos de la bici. Este se sitúa siempre el carrito con un ángulo de 45 grados lo que le da a la carga una gran estabilidad y facilita la conducción y el arrastre del peso.

Para separarlo de este enganche basta un simple juego de muñeca y el carro se convierte en un carrito de ruedas que podemos arrastrar de forma manual y por tanto mantener todos nuestros objetos de valor o compras con nosotros mientras hacemos varias compras en comercios diferentes.

El Travoy se completa con una bolsa de carga base (también almacena la Travoy doblado), correas de amarre para carga voluminosa, y el conjunto del sistema de enganche. Además el Burlye Travoy puede ser personalizado dado que ofrecen una selección de bolsas intercambiables de diseños y formas diferentes. Doblado tiene las siguientes medidas (en centímetros): 53,3 (largo) x 46,7 (ancho) x 20,3 (alto). El precio con el sistema de enganche se sitúa entorno a los 360€.

Winther Donkey

Es un remolque claramente orientado a las compras semanales, aunque puede ser usado para otro tipo de cargas. Se equipa con una rejilla, universal un bastidor, tapa y enganche de seguridad para fijarlo al portabultos de la bicicleta. El tubo del marco del bastidor es de acero revestido con plástico de poliester. La caja de carga es de polietileno moldeado por inyección y dado que se ha fabricado en Dinamarca diseñado para que resista los cambios de temperatura bruscos, heladas, etc. También se suministra con una capota de poliéster impermeable.

Las ruedas son de 16 pulgadas y van ubicadas sobre un eje con rodamientos de bolas de 60 cm de ancho. El sistema de enganche lleva barras antivuelco y ganco de seguridad. Las dimensiones de la caja de carga son de 60 cm de altura por 38,5 cm de ancho y una profundidad de 37,5 cm. Tiene una capacidad de carga máxima de 40 kg. El peso en vacío de la estructura es de 10,5 kg y el de la caja de 1,4 kg. El fabricante ofrece cinco años de garantía para la estructura y de un año para el resto de las partes.

Compact cargo bike

Otro concepto para ir de compras en bici son las llamadas compact cargo bike. Estas bicicletas incorporan algunos elementos que facilitan el llevar cargas repartidas entre delante y atrás. Hay diferentes modelos y fabricantes. Una de ellas els Urbanbiba, fabricada en Barcelona y con crierios de producción local. Las Urbanbiba son bicicletas de carga urbana que facilitan la movilidad en cualquier desplazamiento.

Son versátiles en la carga que pueden llevar, rápidas de movimientos gracias a que van equipadas con ruedas de 20”, y se montan bien pues son de fácil acceso gracias a un diseño de cuadro bajo. Además es una bici con un mantenimiento reducido y componentes de alta calidad que aportan durabilidad y confort. La Urbanbiba es pues una bicicleta que podríamos catalogar de mixta citybike-cargobike. Su ventaja es que la podemos usar en nuestros desplazamientos diarios como si fuera una bicicleta convencional y luego nos permite ir de compras y llevar paquetería de forma muy fácil. Existen otros modelos de fabricación no local parecidos a la Urbanbiba, pero que tienen una huella ecológica mayor.

Sobre el autor