Chilenos hicieron cumbre en montña más alta de Bolivia

Por :
Commentarios: Off

 Después de recorrer 254 kilómetros en mountainbike, los montañistas Guillermo Del Valle, Abner Astudillo, Pablo Rebolledo y Ernesto Olivares, ascendieron los 6.542 metros sobre el nivel del mar del Sajama.

Cuatro días continuos de pedaleo por el desierto más seco del mundo y soportando altísimas temperaturas  durante el día, y gélidas noches altiplanicas, los montañistas del Club de Montaña Ararat lograron su cometido de escalar su tercera cumbre en esta disciplina deportiva que combina dos deportes, el mountainbike y el montañismo.

El equipo formado además por Alonso Del Valle (camarógrafo), y Ricardo Correa, eligió la playa Chinchorro en Arica para dar inicio a su proyecto.

ETERNA SUBIDA Y BAJADA A 110 KMS/HORA

El perplo comenzó con un recorrido de 70 Kilómetros mayoritariamente de subida hacia el sector de Poconchile, distante unos 20 kilómetros de Arica, comenzaron a subir por una eterna cuesta que los llevaría en dos larguísimas jornadas hasta la ciudad de Putre a 3.500 metros de altitud, y luego su tercer día de bicicleta los llevó hasta el altiplano a 4.500 metros de altitud.

Llegada a Sajama El último día de bicicleta se destacó principalmente por las bajas temperaturas reinantes en los alrededores de el lago Chungará, que es uno de los más altos del mundo y que es parte del Parque Nacional Lauca.

Después de realizar los largos trámites en el paso fronterizo Chungará, ingresaron a la República de Bolivia donde iniciaron un descenso en bicicleta que marcó todo un récord llegando a una velocidad de 110.3 kilómetros por hora en una recta descendente de 2 kilómetros de largo.

Después  de ingresar por el control Boliviano recorrieron los últimos 35 kilómetros hasta el pueblo de Sajama, donde llegaron al anochecer y a punto de una hipotermia por el fuerte viento reinante del altiplano, que hacia que los -2ºC se convirtieran en una sensación térmica de -12ºC bajo cero.

El ascenso Al sexto día de expedición comenzaron su ascenso al extinto volcán Sajama, al que iniciaron su caminata cerca de las 08:00 horas de la mañana, donde se internaron lentamente por una quebrada que los llevaría al campamento base, donde sólo se detendrían a descansar un momento.

FUERTES VIENTO Y GÉLIDAS TEMPERATURAS PREVIO A LA CUMBRE

La meta era subir inmediatamente al campamento alto a pasar la noche, a 5.700 metros de altitud. Seis horas les tomó completar la distancia desde el Campo Base al alto.

Una vez ahí, levantaron su campamento en medio de fuertes vientos cordilleranos y con el cuidado de evitar una hipotermia, ya que la temperatura a medida que se aciende se hace cada vez más baja, la que llegó esa noche por debajo de los -20ºC bajo cero.

Unas pocas horas después de haber llegado al campamento alto, cerca de las 0:15 A.M. comenzaron a prepararse para iniciar el ataque a la cumbre, sin duda, la jornada más larga, exigente, cansadora y helada.

Eso sumado a los obstáculos naturales que debieron enfrentar, puesto que el Sajama es conocido por tener una ruta muy difícil y cien por ciento técnica, ya que obliga al uso permanente de equipo de hielo, como crampones, piolet de hielo, cascos, arneses y cuerdas dinámicas.

A una hora de iniciada la jornada, remontaron la pendiente por uno de los brazos glaciares que se extienden desde la cumbre.

El distancia a la cumbre se fue acortando cada vez mas, hasta llegar al casquete glaciar que cubre la cima, de ahí en adelante los andinistas tenían ya la cumbre asegurada y sólo restaba bordear algunas grietas en el hielo y llegar por último al punto más alto de Bolivia.

A las 09:30 horas de la mañana del jueves 20 de septiembre, llegaron a la cumbre Pablo Rebolledo (26 años), Guillermo del Valle (48 años), Ernesto Olivares (43 años) y Abner Astudillo (33 años) completaron su recorrido de 252 kilómetros de bicicleta y 30 kilómetros a pié con el cuál completaron su recorrido y su meta de ascender la montaña más alta de Bolivia desde el nivel del mar, es decir, desde cero metros, y sólo con impulso humano.

Completaron de esta forma su largo trayecto hasta el cerro más duro de escalar hasta ahora por el grupo de montañistas.

Anteriormente subieron la montaña mas alta de América, el Aconcagua 6.962 msnm. (2003) y el volcán más alto del mundo, el Ojos del Salado 6.894 msnm. (2005).

Pero este cerro nos sólo era difícil por la gran distancia recorrida en bicicleta sobre una altitud de 4.500 msnm. sino también la complejidad técnica que la superficie de este cerro ofrece a los escaladores.

14 MIL DÓLARES COSTÓ LA HAZAÑA

Este proyecto tuvo costo cercano a los 14 mil dólares y  fue posible realizarlo gracias al auspicio de Bosch, Chevrolet, Bianchi, Hotel Portillo, Ilustre Municipalidad de La Calera, y al aporte de Energizar, Doite y al Centro Cardiológico del Dr. Eduardo Dumas.

El volcán Sajama, es la tercera montaña ascendida desde el nivel del mar, e increíblemente ha sido la que menos tiempo demoró en ser subida, pero sin embargo fue la más desgastante físicamente, ya que en su primera expedición al Aconcagua, los deportistas demoraron 17 días en recorrer los 285 kilómetros, entre bicicleta y escalada partiendo desde Viña del Mar.

El ascenso al Ojos del Salado demoró 14 días para recorrer los más de 400 kilómetros distantes desde el puerto de Caldera a la cima, y el Volcán Sajama, les tomo 6 días, cuatro de pedaleo en bicicleta y dos de escalada, lo que sin embargo marcó un nuevo estilo en este tipo de ascensiones.

De ahora en adelante no sólo se van a proponer ascender las montañas más altas de nuestro continente desde el nivel mar, si no también, en marcar tiempos record de ascensión, con escaladas rápidas y largos desplazamientos en bicicletas a gran velocidad.

“LA MONTAÑA ES COMO LA VIDA, HAY QUE ESCALARLA Y SUPERAR LAS DIFICULTADES”

Este tipo de ascensiones tan particular, es realizado por un pequeño grupo de deportistas de nuestro país, cuya motivación más importante, es la de entregar un mensaje de esperanza, a todas las personas que tienen sueños que parecen inalcanzables e imposibles.

“Tratamos de hacer que la gente entienda que no importan que tan grande o tan lejos este nuestra montaña, esta ahí para luchar, para enfrentar todos los desafíos que tengamos por delante, llegar a la cumbre, es una excusa para dar todo de nuestra parte, dando un ejemplo a seguir a todas las personas que tienen diferentes tipos de montañas o metas por delante, no importa que tan lejos este, si nos proponemos una idea y confiamos que Dios estará con nosotros, lograremos los que parece imposible” afirmó Abner Astudillo, jefe de expedición.

El éxito de esta expedición ha motivado a los integrantes de este equipo a ponerse una nueva meta, ascender la  montaña mas alta de Ecuador, el Chimborazo.

Por supuesto la tarea será igual de difícil, porque que la distancia a recorrer promete ser aún más extensa que cualquier montaña que hayan intentado antes. Y por si eso fuera poco, la complejidad técnica del macizo obligará a especializarse en desplazamientos sobre glaciar y escalar en grandes superficies de hielo.