Alergia a la primavera, sí. ¡A la bicicleta no!

Achtchuuu !! Definitivamente llegó la Primavera… y con ella, además del sol y el buen clima, llegan las alergias típicas de esta temporada para muchos ciclistas que se acompañan del pañuelo, especialmente en esta época del año.Existen varios tipos de alergia: a medicamentos, alimentos y al polén, ésta última es la más común. Se estima que en los países desarrollados afecta al 15% de la población. En Chile la cifra se eleva a un 20%.

Pero, ¿qué es la alergia?

La alergia consiste en una reacción exagerada del organismo ante una sustancia que la percibe como un agente nocivo.
El cuerpo humano contiene una serie de componentes, células y proteínas, que se encargan de defenderlo cuando es agredido por agentes extraños. Estos componentes forman el sistema inmunológico.
En ocasiones, el sistema de defensa percibe como peligrosos ciertos agentes que no son necesariamente dañinos, como el polen de flores, el pasto, el polvo y algunos árboles como el plátano oriental, el roble, arce y el álamo. Al entrar en contacto estos agentes con el organismo se produce una respuesta exagerada que produce un rechazo a las sustancias y provoca los síntomas de …achtchuu……las alergias.
A esto se le llama “hipersensibilidad”, porque el cuerpo reacciona en forma confusa, no distingue claramente qué es dañino y qué no. Y las manifestaciones se producen sólo cuando se entra en contacto con esas sustancias rechazadas.
El doctor Cristián Rodríguez, presidente de la Sociedad Chilena de Alergia e Inmunología, cuenta que “en los últimos años, las alergias han aumentado, sobre todo el asma y la rinitis alérgica. Esto debido en gran medida a la polución ambiental, que debilita el sistema respiratorio y el inmunológico”.
El polen y las esporas de moho presentes en el aire son alérgenos del aire libre que comúnmente desencadenan síntomas durante la primavera. “Quienes sufren de rinitis alérgica por estos días experimentan mayores síntomas de estornudos, congestión, nariz bloqueada y picazón en la nariz, el paladar, la garganta, los ojos y oídos; dependiendo de dónde vivan y el alérgeno exacto al cual sean alérgicos”, explica el facultativo.

Y ¿qué es el polen?

El polen consiste en células masculinas diminutas con forma de huevo que producen las plantas en flor. Estos gránulos microscópicos de polvo son producidos por el aparato reproductor masculino de la flor y su función es transportar las células espermáticas al aparato reproductor femenino para producir la fecundación y dar lugar al fruto. La partícula promedio de polen tiene un ancho menor que un cabello humano promedio.
Ahh ahh achhtchuu… No todas las plantas producen alergias. Los pólenes de éstas se dividen en anemófilos (los lleva el aire y el viento), y entomófilos (trasladados por insectos). Las primeras tienen flores poco coloridas y no dan mayor olor, pero son las de mayor importancia en patologías alérgicas como la rinitis y el asma, ya que como su polen es trasladado por el viento, tienen la posibilidad de afectar a un gran número de personas.
Las plantas entomófilas, en cambio, son de mucho aroma y colorido, con el fin de atraer a los insectos pero, sin embargo, producen menos posibilidades de alergia.
El clima influye en los casos de alergia. Los síntomas alérgicos a menudo son mínimos en los días de lluvia, nublados o sin viento, porque el polen no se desplaza con estas condiciones. El tiempo cálido, seco y con viento indica mayor distribución de polen y moho, por ende, mayores síntomas alérgicos….ahh achtchuuu….

¿Qué hacer si crees que tienes alergia?

Lo primero es comprarte pañuelos desechables, ja…Debes ir donde un médico, especialista en alergias. Es la persona mejor calificada para tratar enfermedades alérgicas y determinar si padeces de alguna. Él recompilará tus antecedentes médicos completos y si es lo indicado, realizará luego un examen alérgico de la piel o, a veces, un examen de sangre, para determinar precisamente cuál sustancia está causando tu alergia.
Una vez que identifique los factores desencadenantes de tu alergia, verá como puede ayudarte a establecer un programa de tratamiento. El primer paso es minimizar tu exposición a los alérgenos particulares en la medida posible. En cualquier caso, explícale que andas en bicicleta y que ¡por ningún motivo te la prohíba!. Por último, prometele que cambiarás la ruta, para no toparte con los polenes a los que fueses alérgicos.
El “doc” puede también recetarte medicamentos para reducir los síntomas alérgicos y la inflamación. Para ello, casi siempre recetan un aerosol nasal antialérgico, antihistamínico no sedante, descongestionante u otros medicamentos. Este es el “lado feo” para algunos de la “maldita primavera”, como diría la canción.